Archives for marzo 2017

La importancia de la atención temprana en bebés prematuros

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

La importancia de la atención temprana en bebés prematuros

bebés

El equipo está compuesto por una logopeda, una psicóloga y un fisioterapeuta. Su trabajo consiste en la estimulación sensorial, mental, motora y comunicativa del neonato.
Los recién nacidos prematuros que reciben atención temprana desarrollan un progreso mental superior a los nacidos antes del término de gestación que no son intervenidos, los cuales tienen altas probabilidades de arrastrar secuelas mentales y motoras.
http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2014/10/12/543a4e0c268e3e755e8b4573.html

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Día Mundial de la Salud Mental

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

Día Mundial de la Salud Mental

Cotton salud Torrelodones

Hoy 10 de Octubre, es el día establecido por la Organización Mundial de la Salud con el propósito de cambiar nuestra forma de ver a las personas que padecen enfermedades y trastornos mentales.
En medio del rechazo al que se enfrentan los que padecen estas enfermedades, cada vez son más los derechos y programas de rehabilitación con los que cuentan para poder integrarlos a la vida social.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

La psicología de Alicia en el País de las Maravillas

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

La psicología de Alicia en el País de las Maravillas

Cotton salud Torrelodones

Intolerancia, crisis de identidad, rutinas… El cuento de Lewis Carroll está lleno de alusiones a la educación y la psicología.
La micropsia o síndrome de Alicia en el País de las Maravillas es un trastorno neurológico que afecta a la percepción visual, en concreto hace que todo se vea mucho más pequeño de lo que realmente es.
Os dejamos un interesante link de la revista muy interesante.
http://www.muyinteresante.es/cultura/preguntas-respuestas/cual-es-la-psicologia-de-alicia-en-el-pais-de-las-maravillas-511394618716

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El bienestar psicológico de padres de niños con autismo

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

El bienestar psicológico de padres de niños con autismo

Cotton salud Torrelodones

Un equipo de investigación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, ha realizado un estudio cuyo objetivo ha sido examinar la calidad de vida familiar y el bienestar psicológico de padres de niños diagnosticados de Trastorno del espectro autista.
Artículo del Consejo General de la Psicología en España
http://www.infocop.es/view_article.asp?id=5275

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El estrés afecta a la voz mucho más de lo que nos creemos…

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

El estrés afecta a la voz mucho más de lo que nos creemos…

Cotton salud Torrelodones

¿Por qué me quedo afónico cuando estoy cansado?
Ronca, aguda, entrecortada… son algunas de las características de una voz estresada
¿Alguna vez, al escuchar hablar a alguien, ha intuido que esa persona estaba nerviosa o estresada? Si la respuesta es afirmativa, igual no andaba desencaminado. Ronca, aguda, entrecortada y, en ocasiones, prácticamente inaudible, el estrés afecta a la voz mucho más de lo que creemos. “La voz es el espejo de lo que soy y el reflejo de cómo estoy. Imagine a su actriz favorita en una película. Piense que en una escena es perseguida por un tigre hambriento que pretende devorarla. ¿Cómo cree que sería su voz si tratase de gritar? Y si lo consiguiese, ¿cómo sería tras ese grito?”. De este modo comienza a explicar Lidia Rodríguez, logopeda y vicepresidenta de Relaciones Internacionales e Institucionales de la Asociación Española de Logopedia, Foniatría y Audiología (AELFA), la estrecha relación entre voz y trastornos emocionales. Además, según apunta la experta, los efectos del estrés en la voz son bilaterales, es decir, “el estrés afecta a la producción de la voz y la voz afecta a generar estrés. Y la respiración es el vínculoque relaciona ambos. El habla se vuelve ansiosa, agitada, rápida y tiene escasas variaciones tonales. En le caso más grave esta transmite esa fatiga propia de un estrés sostenido”.
Según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL), el 5% de la población española sufre algún trastorno de la voz que requiere atención médica. Y los expertos coinciden en un dato revelador: en un porcentaje considerable la causa no es otra que la tensión. Son lo que se conoce como disfonías psicógenas. “Entre un 20 y un 30% de los pacientes que tratamos en consulta padecen esta patología. Muchas veces, solo con escucharles, ya sabemos cuál es el problema. Suelen ser personas nerviosas, con conflictos personales o familiares, que hablan de forma atropellada y presentan una voz ronca, como si llevasen una bolsa de 100 kilos en cada brazo. También se da en profesionales que usan mucho su voz o después de un catarro, sobre todo en jóvenes, que de repente comienzan a hablar con una voz susurrada. Aparecen con el cuello tenso y se quedan sin aire al final de las frases”, comenta el doctor Ignacio Cobeta, jefe de servicio de Otorrinolaringología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y catedrático de la Universidad de Alcalá.
¿Quiere saber si usted padece estrés? Lidia Rodríguez nos propone un sencillo experimento: “La respiración es el chivato que nos permite identificar una voz nerviosa de una voz calmada. Si, por ejemplo, respiramos por la boca en las pausas, nuestra voz transmite nerviosismo. También hay un ejercicio interesante que consiste en medir el número de palabras que articulamos en un minuto. Si es superior a 160, y además en nuestro día a día varias personas nos dicen “perdona, ¿puedes repetir?”, no hay duda”.
Pero, ¿cómo funciona el engranaje formado por estrés y voz? Muy sencillo, cuando estamos estresados la musculatura del cuello está tensa y los músculos de la laringe se contraen en exceso. Por otro lado, las cuerdas vocales, bandas musculares, también reaccionan en momentos de estrés o de nervios. Todo junto es un cóctel explosivo, tanto que en ocasiones nos puede privar del habla durante un tiempo. Es lo que ocurre, por ejemplo, tras casos de estrés postraumático. Según palabras del doctor Cobeta, “es como si alguien nos apretase la laringe”.
Aunque los especialistas coinciden en que todos podemos ver trastocada nuestra voz, también apuntan que hay gente que tiene más papeletas. Se refieren a los profesores, cantantes, teleoperadores, aquellos profesionales cuya voz es su herramienta de trabajo y que, además de estrés, suelen sufrir fatiga vocal. De hecho, según un informe de la Federación de trabajadores de la enseñanza el 22% de los profesores españoles padece afonía ––ausencia del tono de voz –o disfonía –disminución del tono–. Por su parte, las mujeres entre 30 y 45 años también padecen más trastornos a la voz debido al estrés.
Ante cualquier trastorno los expertos recomiendan acudir a un especialista para que determine el origen y descartar la presencia de otras alteraciones de tipo orgánico como pólipos o nódulos. Solo así podremos tener un diagnóstico exacto y recibir, si es necesario, el tratamiento más adecuado. “Si la causa es el estrés, hay que identificar el problema que lo causa y tratarlo. En cualquier caso, el hecho de conocer el origen del trastorno ya suele tranquilizar bastante al paciente. Pero en muchos casos, además de atacar la base, es necesario acudir a rehabilitación vocal”.
¿Quiere recuperar la voz? Póngase recto.
María Ruiz del Árbol, logopeda y directora de Eduvoz, explica qué aspectos se trabajan en la rehabilitación vocal. “La rehabilitación consiste en trabajar la postura corporal ya que una postura erguida y relajada es fundamental para utilizar correctamente la voz; la relajación de todo el cuerpo y en especial del cuello, los hombros y la mandíbula; la respiración costo-diafragmática, que permite controlar la salida del aire desde el diafragma, sin necesidad de tensar la glotis, las cuerdas vocales y los músculos del cuello; y la impostación de la voz, es decir, llevar el sonido de la voz a las cavidades de resonancia para conseguir un máximo rendimiento con un mínimo esfuerzo”.
Según María Ruiz del Árbol, para mantener nuestra salud vocal, debemos evitar el tabaco, el alcohol, los ambientes ruidosos y cargados, la polución, las bebidas muy frías y también las muy calientes y los golpes de glotis como, por ejemplo, el carraspeo.
Por su parte, el doctor Ignacio Cobeta insiste también en la necesidad de Identificar nuestro grado de resistencia o capacidad vocal. Si hablando un número de horas al día vemos que nuestra voz se resiente, debemos hablar menos o realizar un entrenamiento con un especialista. Asimismo, hidratarnos bien y no hablar por encima del ruido ambiente, resulta crucial.
Artículo Buenavida (El País)[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Vencer la ansiedad

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

Vencer la ansiedad

Cotton salud Torrelodones

Conducir, hablar en público, relacionarse con un grupo de personas conocidas, apuntarse a un curso de formación interesantísimo, ir al médico, salir de compras, educar a los hijos, presentarse a un examen, ligar, estar a gusto en una sobremesa con amigos, ver una película en el cine, montar en metro o tranvía, salir a correr o hacer un viaje de ocio. Se trata de situaciones cotidianas, en las que podría disfrutar y aprender, pero que se convierten en un auténtico reto, incluso martirio, para las personas que sufren ansiedad.
Algunos de los síntomas que acompañan a la persona son sensación de ahogo, asfixia, palpitaciones, sudoración, tensión muscular, sequedad de boca, bloqueos mentales, sensación de irrealidad, estado de confusión, olvida palabras o incluso pierde el hilo de la conversación, le cuesta conciliar el sueño, le invade la apatía y tiene hasta ganas de llorar. Su cabeza es como una lavadora centrifugando. Una idea tras otra, los pensamientos se repiten, se agolpan, le cuestionan, le previenen, le amenazan, le hacen sentir que es una piltrafa y que no es capaz de coger el control de su vida. ¡Basta!
Respire, tómese un momento de calma, y lea a continuación cómo ganarle el partido a la ansiedad. Aplicando los siguientes consejos, aprenderá a ponerla en el sitio que le corresponde. Usted puede elegir los pensamientos y las emociones que le convertirán en alguien con recursos. No sea una marioneta de sus emociones. Tiene capacidad para elegir y participar activamente en su vida.
Cuando cambias el modo en que ves las cosas, las cosas que ves cambian también” Wayne Dyer
Cambie el foco de atención. Sus síntomas no son los protagonistas, el protagonista es usted. Llega un momento en el que parece el famoso miedo al miedo: solo está pendiente de cómo se comporta su cuerpo, de ver la intensidad con la que se manifiestan sus síntomas de ansiedad y cómo condicionan su vida. Se autochequea, escanea, comprueba sus constantes vitales para decidir si es apto o no para enfrentarse a según qué situaciones. Todo su mundo gira en torno a lo que le ocurre por dentro. Cuanto más centre la atención en lo que no desea que ocurra, más aumenta la probabilidad de que pase. ¿Por qué? Porque le está dando instrucciones al cerebro para que esté pendiente de cualquier señal de alerta. Ha convertido en amenaza señales que no lo son. Su mente ahora está entrenada para buscar palpitaciones, sudoración, ojeras y agobios. Y cuando los detecta, le advierte diciéndole ¡peligro! La señal va rápida al sistema nervioso simpático, y éste se acelera pensando que tiene que protegerle de la fiera. Se prepara para que salga corriendo o luche. Y como nadie lucha con ferocidad estando en estado de calma, le activa en todos los sentidos. El corazón late con vigor, sus músculos se tensan, empieza a sudar y respirar de forma agitada. ¡Ya está!, listo para el combate. Su respuesta es la lógica. Lo que no es lógico es que su mundo sea tan amenazante. Necesita dejar de escanearse.
Consejo: aprenda técnicas de relajación y meditación. ¿Ha probado elmindfulness? Su atención debe estar puesta en lo que ocurre a su alrededor, pero no en lo que resta, sino en lo que le alimenta. Si está pasando una buena tarde en compañía de amigos, observe sus caras, métase de lleno en la conversación, saboree el café y las pastas, fíjese en la temperatura y el paisaje. La vida está ocurriendo a su alrededor. La vida no está en sus respuestas orgánicas. La atención no puede estar en dos temas a la vez. O se fija en lo mal que está, o se centra en disfrutar y vivir su momento. Y si un síntoma da señales, tranquilo, déjelo estar. Pero no hable con él ni le exprese su temor. Es maravilloso tener síntomas, significa que ¡está vivo!
Háblese en otro idioma. El tipo de vocabulario que más utiliza una persona ansiosa para expresarse es algo así como “tengo miedo, estoy agobiado, no puedo, y si…, no estoy preparado, en otro momento, tengo temblor, no podré, lo estoy pasando fatal” y un sinfín de expresiones tendentes al catastrofismo y con las que se siente inseguro e incapaz.
La manera que tiene de pensar y expresarse condiciona sus emociones y su comportamiento. Si expresa que hay amenazas, su sistema nervioso se activa y desencadena la respuesta de ansiedad. Así de fácil. Es la tercera ley de Newton: acción-reacción. Necesita hablarse a sí mismo en otros términos. Lleva tanto tiempo anticipando el fracaso y el peligro, que carece de expresiones y vocabulario adecuado para afrontar las situaciones.
Consejo: ¿quién elige los pensamientos que invaden su mente? Nadie más que usted. Ahora está acostumbrado a relacionarse con un estilo cognitivo tremendista. Pero puede sustituirlo por otro que le permita contemplar el mundo sin ese carácter amenazante. Para modificarlo, tendrá que escribir… Ante la situación temida, anote cómo le gustaría enfrentarse a ella y los pensamientos que le podrían ayudar. No evite pensar en ella, solo acéptela. No es peligrosa, solo algo incómoda.
Desenamórese. No de su pareja, sino de la posesiva ansiedad. Si se da cuenta, se comporta con ella como si hubiera un idilio en plena efervescencia. La observa, la mira, la atiende, incluso habla con ella y de ella a todo el mundo. Su círculo se limita a su ansiedad. Ella decide por usted si puede hacer algo o no. Le ha dado demasiado poder. Mantenga un diálogo para poner distancia, incluso rétela.
Consejo: cada vez que se observe atemorizado por los síntomas, en lugar de verbalizar “no lo soporto, estoy fatal, así no puedo seguir, no saldré nunca de esto”, diga algo como “qué pesadita eres, todo el día con un síntoma por aquí, otro síntoma por allá. Si no te importa voy a leer, trabajar, correr, etcétera, y luego, si me apetece, igual te escucho otra vez. Ahora no es el momento”.
Deje de evitar. Cada vez que sortea lo que teme, se siente relajado, protegido y se conforma en su zona de comodidad. Pero no es el lugar en el que desea estar. Ahí no ocurre nada interesante, salvo tener todo bajo control.
Consejo: propóngase convertirse en un explorador, un aventurero. La vida es para descubrirla, incluso atravesando emociones desa­gradables. Cualquiera que se plantee un reto sabe que habrá momentos de alegría y orgullo y otros de desvanecimiento, pérdida de ilusión, esfuerzo y horas que robarle al sueño. No necesita encontrarse divinamente para dar un paso al frente. Es más, no va a ocurrir así. Tendrá que salir de su zona con dolor de cabeza, con mareos y palpitaciones. ¿Y sabe lo que va a descubrir? Que es capaz de hacerlo, que no es tan dramático como anticipaba y que las emociones desagradables no son incompatibles con la vida cotidiana. Cuanto antes se familiarice con ellas, mejor. A Nadal le gusta jugar al tenis, pero no le debe hacer mucha gracia competir con ampollas en las manos, pero lo hace. Es el paso para aspirar a ganar.
Mi vida ha estado llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca sucedieron” Michel de Montaigne
Actúe. Nadie lo va a hacer por usted. Deje de rumiar. La solución no está en las vueltas que da a su malestar. La solución está en ponerse las pilas y hacer lo que es incompatible con la respuesta de ansiedad: relajarse, pensar de forma útil, reír mucho y desdramatizar más, descansar, llevar una vida equilibrada, tener amigos y buenos ratos que echarse en la mochila.
Consejo: no lo razone todo. Deje de darle cien vueltas a lo que pueda suceder. La vida tiene su puntito de inconsciencia. Si quiere superarse, tiene que correr un riesgo, aunque sea pequeño, pero la vida los tiene. Nada ocurre si usted no participa. Y equivóquese. Fallar forma parte del aprendizaje. El único que puede reprocharse y censurarse es usted mismo, y debe repetirse y tener muy presente que no está obligado a hacerlo.

El País[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Triptófano. Siete claves sobre el aminoácido de la felicidad

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

Triptófano. Siete claves sobre el aminoácido de la felicidad

Cotton salud Torrelodones

Líder indiscutible en ese G20 que agrupa a los aminoácidos esenciales para el organismo, que solo se obtienen a través de los alimentos, él es sin duda el más hedonista, el encargado de despertar a la serotonina, la mensajera que pone en marcha la maquinaria química del cerebro que segrega la melatonina, una de las hormonas del bienestar más aplaudidas. Los datos de la OMS alertan de que desde 1990 se han triplicado los índices de depresión y ansiedad, y son muchos los expertos que relacionan este fenómeno con el déficit de triptófano que provoca la alimentación impuesta por los modernos hábitos de vida. Demasiado café, demasiadas bebidas light a base de aspartamo, demasiados productos procesados y refinados… hacen que en muchos casos no produzcamos los 250 miligramos diarios de este aminoácido sin los que el bienestar es casi imposible.
La OMS recomienda una dosis mínima de 250 mg diarios, y siempre es mejor obtenerlos a través de una alimentación equilibrada y no a base de suplementos
1. ¿Es realmente el aminoácido de la felicidad? “Sin duda es el responsable del buen humor y la alegría”, confirma la doctora Josefina Vicario, nutricionista y directora médica de las clínicas que llevan su nombre. “Su efecto prioritario -continúa- es la acción relajante”. Es el aliado perfecto contra el insomnio, el estrés o la ansiedad. El que estimula el buen dormir, el optimismo y el placer.
2. ¿Ayuda a combatir el insomnio? Sí. Los estudios realizados en la Universidad de Navarra demuestran que el triptófano ayuda a reducir el tiempo que se tarda en conciliar el sueño y es muy eficaz para paliar el insomnio provocado por el déficit o los desequilibrios de la melatonina, la hormona encargada de regular el ciclo onírico, como ocurre en situaciones de cambios de horario, jet lag, etcétera. “En estos casos, es muy recomendable ingerir un 1 miligramo de este aminoácido 30 minutos antes de acostarse y fuera de las comidas, ya que si no actuará como un simple constructor de proteínas, no como un inductor del sueño”, comenta la experta.
3. ¿Qué otros beneficios terapéuticos aporta? Al actuar también como despertador de la serotonina, este vital químico emocional es “capaz de calmar el sistema nervioso, ayudando a controlar las situaciones de estrés cotidiano. Además, frena la ansiedad a la hora de enfrentarse a la comida, ya que tiene la propiedad de calmar las ansias por ingerir carbohidratos (sobre todo los dulces)”, afirma Héctor Solórzano del Río, farmacéutico y presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas. Pero sus virtudes no acaban ahí. También actúa de alerta del nucleus raphus magnus (un área primaria del cerebro gobernada por los neurotransmisores de las endorfinas, como la serotonina), donde inhibe determinados dolores, como el de cabeza o los provocados por los tratamientos bucodentales y algunos tipos de cáncer.
4. ¿Cuáles son los alimentos más ricos en triptófano? Los reyes son el jamón serrano (unos 400 miligramos por cada 100 gramos, siempre que sea de alta calidad) y las anchoas saladas (unos 390 miligramos por 100 gramos). Le siguen las carnes magras como el pavo (unos 290 miligramos por cada 100 gramos), los quesos, como el emmental, el gruyère o el parmesano (100 miligramos por cada 100 gramos), y entre las legumbres, las alubias y las lentejas (80 miligramos por cada 100 gramos). De los frutos secos, destaca el cacahuete (80 miligramos por cada 100 gramos). Y, entre los más buscados, el chocolate negro (60 miligramos por 100 gramos).
5. ¿Qué pasa si nos pasamos con la dosis? “A través de los alimentos, es difícil excederse, ya que tampoco lo contienen en cantidades tan grandes como para que el organismo no las pueda asimilar. El triptófano interviene en la síntesis del complejo vitamínico B, sobre todo de la vitamina B3 o niacina. Por cada 60 miligramos de triptófano el cuerpo solo sintetiza 1 mg de vitamina B3”, aclara la doctora. La cantidad diaria recomendada de esta vitamina es de 16 miligramos y, al ser hidrosoluble, los excesos se eliminan de forma natural, sin acumularse ni causar efectos secundarios.
6. ¿Por qué se ha puesto de moda como complemento en las dietas de adelgazamiento? El triptófano se incluye en muchos de los preparados de las dietas proteinadas, ya que la serotonina que segrega ayuda a controlar el ansia por comer, sobre todo hidratos de carbono, prohibidos en las primeras fases de estos regímenes adelgazantes. “Además, al ser un aminoácido (algo así como un ladrillo bioquímico) contribuye a que el organismo elabore sus propias proteínas, que son las que ayudan a degradar la grasa y fortalecer la musculatura”, corrobora la experta.
7. ¿Se les puede administrar triptófano a los bebés y los niños? “Sí. Al ser un relajante natural, un inductor de la serotonina, hay muchos medicamentos infantiles con esta sustancia”, comenta la especialista. “De cualquier manera siempre es mejor obtenerlo a través de los alimentos antes mencionados. En cuanto a los bebés, la leche materna es rica en triptófano y los fabricantes de leches de continuación han demostrado que les ayuda a conciliar el sueño y a estar más relajados durante la noche”.

El País[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

GUÍA DE NUTRICIÓN PARA PERSONAS CON DISFAGIA

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

Guía de nutrición para personas con disfagia


La disfagia es la alteración o dificultad en el proceso de la deglución. Es un síntoma que aparece con frecuencia en personas que han sufrido Daño Cerebral.
Los trastornos de la deglución se originan cuando los órganos implicados en ella no funcionan correctamente. Los motivos pueden ser diversos como patologías en la cavidad bucal, faringe, esófago, enfermedades neurológicas, etc. El abordaje de este síntoma requiere actuaciones que abarcan un correcto diagnóstico e intervención terapéutica.
Por ello os dejamos esta práctica guía de nutrición para personas con disfagia elaborada por el CEADAC.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Terapicuentos

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

Terapicuentos

Hoy os queremos dejar información sobre unos cuentos infantiles escritos por dos psicólogas, los cuales están protagonizados por animales que tienen algún problema y que mediante el esfuerzo y consejos sencillos consiguen solucionar.
Son cuentos educativos y muy útiles a nivel psicológico, ya que a través de ellos se pretende mejorar la conducta de los niños en aspectos como la atención, el autocontrol, la autoestima, los celos, la responsabilidad y la amistad. Sus nombres son:
Había una vez una abeja (autocontrol)
Había una vez un gatito (atención)
Había una vez una tortuga (autoestima)
Había una vez una osita (celos)
Había una vez un perrito ( responsabilidad)
Había una vez un potro (amistad)
Espero que os sirvan de utilidad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Guía de alimentación para bebés con síndrome de Down

[vc_row type=»color» bg_color=»#8c98a8″][vc_column][vc_empty_space height=»200px»][vc_column_text]

Guía de alimentación para bebés con síndrome de Down

Os facilitamos esta guía de alimentación para los bebés realizado por Down España, la Federación Española de Síndrome de Down.
Está dirigido a las familias y tiene el objetivo de apoyar y orientar a los padres sobre la lactancia materna, alimentación complementaria, trastornos gastrointestinales, higiene bucodental…
http://www.sindromedown.net/adjuntos/cPublicaciones/153L_guiade.pdf

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]